Universidad Católica de Valparaíso firma acuerdo para estudiar y educar sobre contaminación lumínica

Cielo nocturno de Santiago. Para acompañar la noticia de contaminación lumínica.

En el país, este fenómeno afecta principalmente a las aves migratorias y a los insectos, de acuerdo a un estudio de contaminación lumínica del Ministerio de Medio Ambiente publicado en 2021.

Por Diego Quivira

Con la ayuda de la Fundación Cielos de Chile, la PUCV anunció esta semana que comenzará a estudiar el efecto de las luces artificiales en el medio ambiente y en el humano, además de educar sobre sus impactos negativos. Esto ocurre tras la promulgación de la nueva normativa lumínica de pantallas publicitarias del Ministerio de Medio Ambiente el mes pasado, ley que entrará en vigencia en octubre del 2024 y busca actualizar la regulación previa de contaminación lumínica.

De acuerdo al informe Estado del Medio Ambiente 2021, la contaminación lumínica es «el brillo o resplandor del cielo nocturno, producido por la reflexión o difusión de la luz artificial en los gases y partículas de la atmósfera». La principal causa de este fenómeno es la iluminación nocturna de las calles. Por su incidencia en la astronomía, desde el año 1998 se ha regulado la emisión de luz pública en el norte del país.

Daniela González, directora de la Fundación Cielos de Chile, dijo en conversación con Radio Bío-Bío sobre la contaminación lumínica que “existen numerosas investigaciones que demuestran su incidencia en patologías como obesidad, depresión, así como en cáncer de mama y cáncer de próstata». Además de que «reduce la biodiversidad debido a que altera los patrones de alimentación, reproducción y migración de algunas especies”.

Video educativo de la Fundación Cielos de Chile. Vía canal de la fundación.

Respecto al convenio entre la PUCV y la fundación, Iván Kopaitic, director de una de las facultades educativas involucradas, afirmó que “éste es un comienzo para futuros proyectos. La Fundación Cielos de Chile nos permite exportar conocimiento generado por los alumnos y los docentes de nuestra universidad hacia la ciudadanía”, por medio del sitio oficial de la universidad.

Pese a que la regulación de contaminación lumínica consideró en sus inicios solo a sus efectos en la astronomía, actualmente la principal preocupación recae en la migración de las aves marinas, como las fardelas, los petreles y un tipo de golondrina. Las luces afectan en su trayectoria por las noches y las desvían de sus rutas normales, de acuerdo a un estudio publicado el 2020 por el ornitólogo chileno Rodrigo Silva.

Imagen: Cielo nocturno de Santiago. Por Matt Erasmus vía Pexels.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *